La provincia de Palencia cuenta desde hoy con un vehículo de autoescuela que ha adaptado la Fundación Renault y que ha adquirido el Centro Técnico de Conductores para que aprendan a conducir personas de movilidad reducida.

En este sentido, se ha preparado para que puedan conducirlo tanto personas con disfunción en las dos piernas gracias al cambio automático, acelerador y freno a las manos en el volante, como en una sola pierna con un inversor de pedales; o por personas que tengan problemas en los brazos, instalando un pomo recolocable a izquierda o derecha con función de volante a través de satélite multifunción.

   Además, se ha montado una tabla de transferencia abatible para facilitar que las personas que usan silla de ruedas puedan acceder fácilmente a la zona del conductor. Todos estos mandos, excepto el doble pedal de autoescuela, se pueden anular o extraer dependiendo de las necesidades.